10/2/16

Realidad virtual en smartphones, ¿vale la pena?

Se habla de Samsung Gear, de Google Cardboard, y de dispositivos que convierten un celular Android en una experiencia de realidad virtual. ¿Que tanta calidad tiene esto? Analizaremos los beneficios y desventajas de esta tecnología.



Desde la salida del Oculus Rift, se ha pensado en formas de emular este famoso casco, y lograr la misma experiencia con métodos caseros, sin comprar este producto. La explicación, es que el Oculus Rift es un casco con una pantalla incluida, donde la imagen se parte en dos, y cada ojo recibe una imagen de alta resolución, en formato biconvexo.



Es cierto que esta misma tecnología, puede ser emulada en un smartphone Android. ¿Por qué? Porque al fin y al cabo, el smartphone es una pantalla. Esta pantalla puede ser dividida en dos, mediante aplicaciones. El usuario tendrá que disponer de lentes biconvexas para visualizar con más realismo las imágenes. Estas lentes son difíciles de conseguir, aunque también valen lentes de binoculares. Luego, se guarda el celular en una caja, y se coloca un cartón separador en el medio de este, en la línea que separa las dos imágenes. De esta manera, funciona el Google Cardboard. Puedes hacerlo ahora mismo, siguiendo tutoriales por internet. También puedes comprarlo ya hecho, especificando las dimensiones de tu pantalla.



Uno de los problemas que ha presentado este dispositivo, es la disconformidad de los usuarios con respecto al realismo, dentro de la realidad virtual. Si tu dispositivo tiene aproximadamente 1000 pixeles de ancho, es probable que notes filas y columnas de celdas cuadradas, que son los mismos pixeles, aumentados por la lente biconvexa. Esto no pasa con dispositivos de alta resolución, como el Note 4.

Una solución es adquirir un celular de mayor resolución con menores pulgadas (y uno se preguntaba para qué servía ese tipo de celulares). Otra solución, mucho más casera, es usar dos celulares en cada ojo, con la misma resolución, y haciendo streaming de contenido en ellos.

Hablando de streaming: otro problema es la dependencia de una buena conexión a internet. Es importante que el streaming sea fluido, ya que en la realidad virtual, el lag duele más. Aquí no hay muchas soluciones, si tienes un internet lento. Esa es la mayor diferencia del Oculus Rift con la realidad virtual en Android: Oculus Rift es un LCD, que puede conectarse por HDMI a la computadora. En cambio, los celulares Android no sirven como pantallas. Podrías conseguir los LCDs HD que se conectan al Rapsberry Pi, pero eso ya sería costoso.

También hay que tener en cuenta, si el celular tiene Head-Tracking. Si no lo tiene, intentará usar la cámara, aunque no es muy eficiente. Por eso, las cajas de cartón Cardboard tienen un agujero para mostrar la cámara.



Sin embargo, Google Cardboard tiene un catálogo interesante de aplicaciones para VR, como juegos y simuladores. Puedes obtener la aplicación de Cardboard desde aquí.


En resumen: la calidad que vas a recibir de realidad virtual, va a depender de la resolución de pantalla, la conexión a internet (6MB está bastante bien), y si tiene Head-Tracking.


    Compartir Compartir

0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

XboxManiac